¡Ten cuidado! Consumo frecuente de gaseosas ocasiona diabetes, obesidad y algunos tipos de cáncer.

La gaseosa suele acompañar las comidas y celebraciones de muchas familias peruanas. Sin embargo, esta costumbre puede resultar perjudicial para la salud de las personas que la practican.  

El nutricionista Edinson Sánchez, representante del Colegio de Nutricionistas de Lima, señala que el consumo regular de gaseosas, a lo largo de 2 a 3 meses, ocasiona un incremento de peso 1.5 a 2 kilos, siendo un factor desencadenante de dislipidemia, diabetes, obesidad e incluso algunos tipos de cáncer.

¿Cuánta azúcar tiene la gaseosa?

Una botella de gaseosa personal de 500 ml aporta en promedio entre 10 a 12 cucharaditas de azúcar (1 cdita = 5 g de azúcar), es decir más del doble del azúcar que podríamos consumir al día.

Analicemos sus componentes, ¿por qué afecta nuestra salud?

  • El agua carbonatada, o con gas, incrementa el riesgo de reflujo gastroesofágico y gastritis.
  • La cafeína altera nuestro sistema nervioso, ocasionando insomnio, dolor de cabeza, ansiedad e incluso dependencia.
  • El ácido fosfórico, disminuye la absorción del calcio de los alimentos y, a la larga, puede debilitar la masa ósea, desencadenando osteoporosis.
  • El azúcar, además de alterar la glucosa en sangre, desgasta el esmalte dental, contribuyendo a la aparición de las caries.

¿Y las gaseosas ‘zero’, light o sin azúcar?

No contienen azúcar, pero sí los demás componentes ya mencionados, además son endulzadas con aspartame y otros endulzantes que genera, a largo plazo, dependencia al azúcar.

¿Qué otros alimentos tienen alto contenido de azúcar?

Los jugos de caja o néctares envasados, las bebidas rehidratantes, los energizantes, los chocolates con bajo % de cacao, los cereales con azúcar añadido, las galletas con relleno de crema, las golosinas y dulces en general

Entonces, ¿cómo cambio ese mal hábito?

Lo ideal es evitarlas e hidratarse con opciones saludables como el agua, los refrescos naturales (limonada, emoliente, chicha morada, maracuyá, agua de piña, de manzana o canela), infusiones, caldos y no descuidar el consumo de frutas y verduras.

Sin embargo, muchos de los pacientes no pueden dejar las gaseosas de un día para otro, pero sí se puede ir reduciendo la cantidad y la frecuencia progresivamente. ¿Asumes el reto de dejarlas pronto? ¿Qué tal si te planteas conseguir esta meta? A reflexionar.

Nut. Edinson Sánchez

Educador en Diabetes y Obesidad

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *