Dieta alcalina: ¿A favor o en contra?

Los defensores de la dieta alcalina sostienen que el ser humano al tener un pH ligeramente alcalino, es decir mayor a 7, deben evitar consumir alimentos que la acidifiquen o disminuyen el pH y así prevenir enfermedades que se desarrollan en un medio ácido como el cáncer y la osteoporosis además de desintoxicar nuestro organismo y aumentar su metabolismo.

 ¿En qué consiste una dieta alcalina?

La dieta alcalina se basa en consumir, en su mayoría, alimentos alcalinos (frutas, verduras, algunos cereales y frutos secos) y evitar alimentos acidificantes como las carnes rojas, pescados y mariscos, huevos, lácteos y derivados, cereales como el arroz y el trigo y productos industrializados altos en grasas saturadas y azúcar.

¿Los alimentos o el agua alcalina con bicarbonato pueden variar el pH sanguíneo?

No, el pH sanguíneo varía de 7.35 a 7.45 y es regulado por múltiples procesos internos que ocurren en nuestros pulmones, riñones o la piel. Incluso después de tomar agua con bicarbonato o consumir una porción generosa de carne de res, el pH podría variar ligeramente pero no fuera del rango fisiológico ya que es regulado rápidamente por nuestros órganos.

¿La dieta alcalina reduce nuestro peso o activa nuestro metabolismo?

La única manera de “activar o aumentar” nuestro metabolismo es con una adecuada rutina de ejercicio y una alimentación saludable.

Generalmente las dietas alcalinas son muy hipocalóricas; es decir: aportan en promedio 800 a 1000 kcal a nuestro organismo, lo cual conlleva a una reducción de peso con graves consecuencias para nuestra salud y sobre todo una reducción en la masa muscular debido a la baja ingesta proteica.

Entonces, ¿cuál es la solución?

Una alimentación saludable y balanceada prescrita por un nutricionista.

Es importante el consumo de frutas y verduras, como lo sostiene la dieta alcalina, pero no debemos descuidar los otros grupos de alimentos, como tener una variedad de carnes, pescado, huevos, lácteos, tubérculos, cereales integrales y frutos secos. Sin embargo, cabe resaltar que estoy de acuerdo con restringir los alimentos industrializados altos en azúcar, sodio, grasas saturadas y grasas trans.

Estas semanas se relacionó mucho la dieta alcalina con la prevención del coronavirus. Les dejo algunos datos que discutimos con otros especialistas en torno a este tema para el Diario La República (https://bit.ly/2C0yK1j)

 Escrito por: Nut. Edinson Sánchez (CNP 5451)

Representante del Colegio de Nutricionistas de Lima. 

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *